No quiero que mi hija sea una dama

Cuando estaba embarazada y supe que tendría una niña, me empeñé en decirme a mí misma y a mi pancita, que tendría una bebé-niña-mujer que no se dejaría de nadie. Pues déjenme decirles que la cosa se está cumpliendo porque Amalia es un “terremoto”. Desde el momento que me volví madre de una niña, entendí que por fin tendría la Leer más