Fortalece el amor en casa con el hábito de dar gracias

Noviembre es una temporada de agradecimiento, es el comienzo del fin del año y la preparación para las festividades venideras. El día de Acción de Gracias es una costumbre celebrada en varios países del mundo que se ha internacionalizado gracias a la tv y el cine estadounidense y al marketing alrededor de este día festivo. Noviembre es una temporada de agradecimiento, es el comienzo del fin del año y la preparación para las festividades venideras. El día de Acción de Gracias es una costumbre celebrada en varios países del mundo que se ha internacionalizado gracias a la tv y el cine estadounidense y al marketing alrededor de este día festivo.

La celebración americana tradicional consiste en una fiesta familiar con un delicioso banquete y una oración de gracias. Y al día siguiente las principales compañías ofrecen mega-descuentos en sus tiendas y cientos de personas se congregan en torno a los centros comerciales para atrapar las mejores ofertas, con el popular “Black Friday” donde se inaugura el inicio de las compras navideñas.

Aunque me incomoda un poco la internacionalización de estas festividades con fines de promocionar el consumo masivo, tengo que admitir que el “Thanksgiving” me parece una tradición muy linda. El motivo de esta celebración que comenzó desde 1941, es el de dar gracias por todo lo recibido a lo largo del último año (salud, trabajo, bienestar, amor…) y aunque la celebración tiene sus orígenes religiosos, esta festividad no omite a nadie. Dar gracias es algo que podemos hacer todos; de hecho es algo que deberíamos practicar todos los días.

Hay evidencias científicas de que construir un hábito diario de agradecer es una de las mejores maneras de sentirse satisfecho y feliz en un mundo moderno donde no hay respiro; Dar gracias regularmente nos ayuda positivamente en nuestra salud y bienestar; sorpresivamente las personas agradecidas tienden a tener mejores resultados que las que no acostumbran a agradecer.

Por eso quiero aprovechar esta fecha, ya sea si la celebras o no, para darte unas ideas adicionales para contagiar a tu familia de felicidad con una actitud de dar gracias y también para buscar ser personas agradecidas y felices con lo que nos proporciona el universo.

Tener un gracias siempre listo

Crear una cultura de dar ejemplo dando siempre gracias y amor a los tuyos. En las familias y en la cultura moderna los niños y las familias en general no agradecemos a aquellos que amamos más; para los niños está garantizado que sus padres tienen la obligación que hacerles/darles todo y para nuestros esposos o nosotros mismas, sentimos que lo que hacen por nosotros es un deber; usamos esta supuesta obligación para no dar gracias a los que más amamos. Elimina este feo patrón de comportamiento y da gracias en casa, verás como se estrechan los lazos y se fortalecen las relaciones!

Tener noches agradecidas y mañanas visionarias

Cada noche adquiere un hábito de listar todas las personas y las cosas que tienes que agradecer. No es nada formal, es un juego tranquilo con tus hijos para hacer antes de dormir, verás como todos se llenan de energía positiva y liberan ansiedad antes de irse a descansar. Repite el ejercicio para ti sola al dormir y reflexiona acerca de todo lo que lograste o viviste durante el día. Al despertar, recuerda tu gran sueño en la vida o aquello por lo que estés trabajando actualmente, despierta con decisión y lista para comerte el mundo. Este hábito también se puede implementar con los niños más grandecitos y asegurándonos de que sea un juego para ellos.

Tener valentía para afrontar tus propias debilidades

Si agradecer nos duplica la probabilidad de encontrar resultados, trabajar en nuestras debilidades nos da un resultado exponencial; es claro que no podemos ser buenas en todo, pero es importante reconocer y aceptar nuestras propias debilidades en vez de negar su existencia. Muchas de estas debilidades son las que nos meten en problemas o son la causa repetida de nuestra insatisfacción y de no ver lo mejor de nuestras vidas.

Reconocer las cosas en las que no somos buenas, nos ayuda a tomar decisiones más objetivas, delegar funciones, o buscar expertos que nos ayuden a trabajar en metas claras para sacar la mejor versión de nosotras mismas. Recuerden que la crianza más valiosa es la criar con ejemplo y nuestro mayor objetivo debe ser el de ser mejores mamás y seres humanos para nuestras familias.

Quisiera terminar agradeciendo públicamente a mi esposo y a mis hijos por permitirme crecer cada día a su lado. Sin ellos este sueño no sería realidad. A mi coach y amiga @muriellemarie por ayudarme a afrontar mis propias debilidades y a ser una mejor persona y empresaria. Gracias a las mamás que me leen, las que me consultan cada semana y a las que ya trabajan conmigo. ¡Mil gracias!

Como regalo para esta festividad quiero inaugurar mi “Yellow Friday” y regalarle a las mujeres interesadas, una oportunidad que va a ayudarles en su crecimiento personal a un precio menor.

¿Qué es el “Yellow Friday”? Estén atentas a mi publicación del viernes y díganle adiós al tradicional y consumista “black Friday”.

2 thoughts on “Fortalece el amor en casa con el hábito de dar gracias

  1. Pilar says:

    Hola! Mi nombre es Pilar y me gustaría saber más a cerca del coach que tú ofreces.. actualmente mi ánimo no es el mejor.. vivo en Inglaterra y el clima no es el mejor, sobre todo por qué mi hijo sufre de asma y cuando hace frío sus síntomas comienzan y eso para mí ha sido emocionalmente tenaz! Tengo unas bajadas de ánimo que me pasan cuando mi hijo mejora, no puedo seguir así necesito ayuda. Gracias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *